Historia de la fotografía


Desde épocas pasadas hasta hoy en día, la fotografía ha evolucionado de manera considerable, antes eran en blanco y negro, carecían nitidez. Pero ahora puedes corregir esos pequeños detalles o hacer una fotografía perfecta, gracias a las cámaras y teléfonos digitales.

La fotografía nos permite volver a nuestros pasados con el simple hecho de mirarlas, con ellas atesoramos nuestros más valiosos recuerdos, e inclusive se convierte en una herramienta para muchos de nosotros, por ejemplo, necesitas algún elemento de la puerta, pero no recuerdas su nombre, le tomas una fotografía y le consultas al cerrajero por medio de ella para así obtenerla.

En qué consiste la fotografía

La fotografía se remonta a un periodo de aproximadamente 200 años de historia, y esta consiste en capturar o atrapar la luz por medio de un lente a través de una cámara para crear así una imagen. De acuerdo al modelo y tipo de cámara que se emplee podemos obtener fotografías que el ojo humano no ha logrado captar, incluyendo desde los rayos ultra violetas hasta los infrarrojos.

Pero para profundizar más acerca de la fotografía, debemos conocer un poco acerca de la cámara.

Todo nace en la ciudad de Inglaterra, en los años 1800 cuando Thomas Wedgwood, hijo de un alfarero prestigioso de aquella época, logra obtener por medio de la cámara oscura y un lienzo tratado con un químico llamado nitrato de plata, una imagen negativa en negro y blanco, tras observar este acontecimiento descubrió que la imagen presentaba imperfecciones cuando era expuesta a la luz, ya que los colores claros se oscurecían.

La cámara oscura no es más que un cuarto oscuro y fue inventada entre los años 945 y 1040 por el árabe Alhazen, con el fin de demostrar como la luz puede trazar una imagen en una superficie plana.

Las primeras fotografías

En los años 1814 el científico francés Joseph N, Niépce realizó sus mayores esfuerzos por ajustar las imágenes de las fotografías de Thomas Wedqwood, utilizando una pequeña lámina de peltre con cloruro de plata, este se endureció al recibir los rayos de la luz, logrando así reproducir una imagen un poco más perfecta, pero luego de estar expuesta a la luz alrededor de 8 horas para que se secara esta imagen se desvaneció. 

Al descubrir esa reacción en la imagen optó por realizar más experimentos, y fue hasta el año 1822 cuando descubre con un químico más suave el proceso que llamó heliografía, este proceso consiste en producir imágenes inesperadamente con la luz solar.

Años mas tarde, Joseph se une con un compañero llamado Louis Daguerre, quien también se interesó en crear las primeras imágenes fotográficas usando el método del heliógrafo, y fue hasta el año 1839 donde se logró obtener una fotografía más convincente.

El método consistió en utilizar una lámina de cobre recubierta por una de plata humedecida con vapores de yodo, esto le permitió obtener una imagen más duradera y que solo requirió 30 minutos de exposición a la luz solar.

En el año 1840 se obtiene la aprobación de la primera patente a una fotografía tomada por la cámara de Alexander Wolcott.